Actualidad
Cultura
Felipe Antonio Barrios Durán

Héroes modernos

Desde hace mucho tiempo nos han enseñado a ver a los héroes como seres sobrenaturales o criaturas mitológicas, diferenciadas de las personas normales y con habilidades especiales. Hércules, con súper poderes divinos y un linaje irrefutable por medio del cual se diferenciaba de los aldeanos comunes y corrientes, indefensos ante los posibles ataques. Más adelante nos muestran a héroes románticos que, a pesar de no tener un linaje, tenían dones divinos. Pronto todos los héroes o los agonistas de las historias se convirtieron en una idealización de los valores y sobre todo de la moral casi idílica a la cual debía pretender cualquier ser humano.  Posteriormente, aparecieron las historietas de superhéroes en donde nos muestran un héroe nuevamente diferenciado de todos nosotros por poderes sobre humanos y más que todo por una moral indiscutible. Todos ellos tienen esto en común, a pesar de tener los medios para hacer su voluntad, prefieren hacer el bien para la comunidad. Por su pertenencia a la sociedad hacen que esta progrese y tenga una mejoría, pero también están aquellos que lo hacen como un favor a la sociedad. Otros por amor y otros por una fuerte moral y ética, que siguen fielmente, sin dudarlo y sin romper las reglas, resuelven algún problema, pero siempre en el marco ético de disminuir un mal con el menor daño posible.

Todos ellos tienen esto en común, a pesar de tener los medios para hacer su voluntad, prefieren hacer el bien para la comunidad.

En esta última época, en donde surgen valores éticos y morales que distan de la utopía, en donde las personas entienden mayormente los lineamientos éticos por lo que son, y no como reglas que se deben seguir, “porque si, y ya”; surge un nuevo enfoque de héroe. Un héroe que no sigue las reglas, que no tiene poderes diferenciadores que lo dejan en un nivel más alto que el resto de nosotros. Un héroe como un ser humano corriente, con una voluntad y forma de ver la vida que hace que tenga un fin último trascendental, más grande que el mismo ser. Esto hace que este héroe tenga conductas que pueden ir, incluso, contra su propia integridad física y moral; pero, con una convicción clara de que está haciendo lo correcto. Este “hacer lo correcto” es lo que enmarca la nueva generación de héroes, una generación en la cual no importa que tenga que hacer, cómo lo tenga que hacer, o si va en contra las reglas, siempre y cuando se haga lo correcto.

Lo complicado es definir “hacer lo correcto” sin incurrir en la moral y la ética. En las películas y los cuentos es fácil, ya que los escritores y guionistas se han especializado en mostrarnos al héroe y hacernos sentir empatía por él. Ilustran situaciones perseverantes y todos los retos que la vida ha puesto en su vida para que el trascienda y busque un fin por encima de toda moral y ética, de esta forma acabar con el malo o antagonista, o simplemente ajustar la balanza a favor del bien general.

En fin, el mundo real es más complicado porque si bien algunas veces es fácil identificar quién hace lo correcto, algunas veces no lo es tanto, ya que no existe un guión que nos muestre claramente al héroe, como cuando alguien se defiende de un robo. Hasta ahí sería un héroe. Pero, si el que roba es un niño que lo hace por hambre, cambia ¿no?, y si lo manda un padre por interés personal, vuelve a cambiar y así si le seguimos agregando situaciones, es cada vez más complicado definir cuál sería el bando correcto.

 

La cuestión entonces es ¿cómo definir qué es lo correcto?. Y tú qué dices, ¿con que héroe te defines más?, ¿cuál de identifica más?

Autor

Felipe Antonio Barrios Durán

Estudiante de psicología de décimo semestre. Apasionado por temas relacionados con población infantil y adolescente. “Me gusta escribir como pasatiempo de temas críticos o crear cuentos cortos, creo que es una buena forma de conectar con los propios pensamientos”